La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Bailando con la noche

Un poema para variar

He bailado con la noche durante muchos años, quizás más de los que puedo recordar. Sujeta fuertemente mi cintura con su zarpa de águila y me obliga a seguir sus pasos, quiéralo yo o no. A veces me embruja, otras me aterra, pero siempre me obliga a moverme junto a ella, muy cerca, estrechamente, atrapada por su esencia hasta el alma, encadenada a su sombra por la maldición de haber nacido incompleta. Cada vez que he huido, me ha cazado, obligándome a enlazarla entre mis brazos nuevamente, triste, desgarrada, inmisericorde.
Se lo que es estar perdida y atrapada de tal manera que cuando, angustiada, gritas, el sonido no sale de tu garganta. Es la expresión más callada y terrible de todas, el grito del dolor silencioso. Pero si les puedo confiar algo, la noche jamás me abandona, aunque la maldiga mil veces, mi espectral acompañante no se aparta, como un espantoso amante obsesionado.
No sé a que se debe pero por una razón u otra logro, siempre, volver al mundo, como Persephone. Una vez que he escapado del averno, la noche vuelve a perseguirme nuevamente, se aferra a mí como si fuera su pieza más preciada, me cubre con su manto y jamás me deja respirar otro aroma que el de su aliento. He vivido con ella por tantas primaveras e inviernos, que ya no le temo y en determinadas ocasiones la dejo que me conduzca de la mano por senderos de luna y sombras. Es eso o el abismo sin fin de la culpa de mi propia flaqueza. Es que no puedo evitarlo, la oscuridad es mi compañera, y por más que la rechace, siempre está ahí, acechando, como una hiena. Se ha colado en mi cuerpo y me ha condenado, por toda la eternidad, a bailar con ella.

1 comentarios:

muy bueno ! me hiciste vivir el poema ...gracias