La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Hija de la Lluvia

Entre nubes puedo divisar un ligero rayo de claridad, no es muy fuerte pero esa poca luz es todo lo que necesito para poder caminar entre esta lluvia torrencial, a la vez que dejo escapar mis lágrimas que se mezclan con el agua, nunca nadie las podrá notar. Mientras pueda seguir a paso lento, aunque duelan los pies de tanto arrastrarlos, quiero notar cómo se forman los círculos en los charcos de agua, ver mi imagen deformada por cada gota; haciéndome notar cada vez, cómo duelen las lágrimas al caer.
Desde abajo el cielo casi no puede verse, la negra lluvia sólo me muestra bruma y frío, el mismo frío que me quema la piel y sofocándome va mostrando mi piel palidecida por ausencia del sol. No alcanzando a ver por dónde iba caminando, siento sólo piedras y lodo; caigo de bruces al piso sin lograr detener esta caída tan dolorosa; el agua cubre todo mi ser, ahora soy una con la lluvia, soy una hija de la lluvia.

Ya sin encanto en mi ser, sólo lodo es lo que me cubre, trato de levantarme de a poco, pero mientras esta lluvia continúe, eso es todo lo que seré, lluvia envuelta en un manto de vida, agua tomando posesión de mí; ahogándome hasta dejarme inconsciente y tornando mi sangre en azul.
La lluvia me tomó, cómo sacarla de mí ahora si es mi dueña? Con ella iré avanzando, con ella veré mi rostro deformándose por mi propia acción.
Ella ya no es mi enemiga, ya no es mi amiga, soy yo su única hija.