La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Intento

Tengo hambre de tranquilidad mental, tengo hambre de poder gritarle al viento y tragarme todo su eco. No se puede vivir al pie del barranco toda la vida, intentando inclinarse para ver hasta dónde puedes observar.
Cada vez que lanzas una piedra y sientes que pudiste haberla lanzado más lejos, quieres repetirlo una y otra vez, pero en cambio lo único que haces es perder fuerza y fallas aún más. Quieres cojer más piedras a la vez y desesperante lanzas un grito, que no sirve de nada, ya no hay fuerzas, ya no hay piedras y si las hay, te sientes burlado por ellas, seres inertes que alguna vez lograste lanzar.

Despacio pero insistente me estrellas contra el suelo, sin opción a respirar. Sólo puedo mirar cómo no tengo oportunidad de nada, cómo se oscurece mi alma y se nubla mi visión; ya no soy yo quien respira, ya no soy yo a quien lastimas.
Déjame en el pavimento ciega y perdida, quizas de alguna manera pueda volver a tomar las
riendas de mi vida.