La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Decepción

No existe otra palabra para definir mejor la sensación de vacío amarrado con coraje. Vacío por no lograr lo deseado, coraje por sentir ese vacío. Si no me importara no lo sentiría, pero por más que deje atrás mi juventud, esta me persigue como queriendo tenerme siempre atada a ella. Otra vez esa sudoración, los latidos fuertes, seguidos de las risas tontas, que error cometí, tan grave, para vivir una y otra vez la misma sensación de estupidez, jugando ese papel hasta el cansancio, sólo quiero tu sangre en mis brazos, no creo que sea mucho pedir, si antes no podía por las cadenas que me ataban ahora sin ninguna consciencia devoraré todo lo que pueda, de ese poco pero dulce temblor que te rodea sólo por pocos segundos, sin importarme nada más sólo saciar esta sed que no me deja vivir.
Sólo puedo oler decepción en tí, repeticiones y repeticiones, pero puedo darme cuenta de algo: ese olor es el que me tiene cercana a tí, a esa situación con un final tan ordinario y rutinario que parece que no me importara repetirlo, como dicen los expertos: en la repetición está el gusto.