La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Mi sonrisa me delata

Se sufren de muchos males en esta vida, y no puedo esconder esta risa pícara que naturalmente se me escapa en estos casos, pues dicen que es bueno reírse de uno mismo, entonces no me sentiré mal por eso, al contrario, dejaré salir esa sonrisa sea donde sea que esté. Últimamente ha habido ocasiones en las que tuve que ocultarla pues no quería delatar mí presencia, sólo he querido ser observadora entre las murallas de las personas, ya por mucho tiempo estuve en la mira insensible de aquellas, y aunque no quiero ser vengativa, prefiero ser la observadora pasiva que danza alrededor de todos en las puntas de mis pies dejando sólo la huella de mi esencia en sus narices mientras miran mi obra maestra.
Muchas cosas comienzan de maneras inesperadas, pero se arman de manera tan espectral que realmente dan miedo. Te veo como un destello distante y ligero, pero constante, sin coordenadas que seguir, sólo los rastros de luz que mirar en el firmamento. Pero soy honesta conmigo misma, sentir tu abrazo y tu aroma me sacó de juicio totalmente, causándome una alegría indescriptible.
Pero sigo extrañada de ciertas cosas, cosas de chicas como se les llama comúnmente, y no me es ajena esa sensación, no es que esté presagiando lo que pasará mañana, pero debo ser vigilante y dar cada paso sin pisarte, pues este querer no es falso, y no quiero arañar tu ya dolido pero hermoso corazón. En mi vuelo no quiero fastidiar tu talento, no puedo permitirme esa sangre derramada en mis manos, quiero solo tranquilidad para ti y decencia para mí.

Sigo sin poder evitar mi sonrisa, no sé aún lo que significa, aún así quiero que sepas que no me subiré en esa nube, dejaré salir las mariposas de mi interior y que sean libres, no puedo dejarlas sin aire pues se terminarán pudriendo de tanto revolotear.