La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Sin inspiración

Cuando muchas cosas pasan, menos se puede explicar, por eso en este momento de desinspiración, si la palabra no existe no me importa, me dedicaré a vagar entre pensamientos furtivos q encuentre rezagados por ahí. Quizá la última semana no estuvo muy movida, bueno seré realista, sí sucedieron algunas cosas que seguramente son las que no me dejan pensar, cosas que pasan, cosas que se dan y porque no seguirles el paso, al fin y al cabo decidí no más negaciones en mi vida, sólo soy yo y nada más. Me recuerda cuando era niña, estando en el cuarto rodeada de juguetes y sin tener la más remota idea de qué hacer o a qué jugar, así son tantas las ideas en mi cabeza que simplemente no puedo sacar una, he buscado un detonador pero no lo encuentro, sólo la luz intermitente de mi laptop avisándome que me queda una hora de batería, una hora para poder plasmar algo el día de hoy, porque eso es lo peor de todo, si no escribo no puedo dormir, no duermo para escribir, y escribo para dormir tranquila, una especie de círculo vicioso que quien sabe porqué se originó.
Siento un bloqueo total del lado derecho de mi cerebro, no tengo ganas de pensar mucho, y ya de por sí es medio peligroso, andar por ahí sin pensar lleva a muchas cosas dignas de insultos, ya me ha pasado por eso lo menciono, y no es nada halagador sentirse estúpida por culpa de una pereza cerebral, simplemente será mejor no pensar tanto para que no haya un embotellamiento intelectual. Sí eso es, estoy pensado mucho, y en muchas cosas a la vez, que me importa eso o aquello, mejor lo dejo en el cajón más cercano y en otra ocasión lo revisaré, son demasiadas cosas para un fin de semana, loco, pero muchas cosas.
Al menos siento que me quité algo de encima y sólo por hoy iré a la cama sin pensar tanto, mañana es otro día y ya de por sí sé que algo va a pasar porque ya fui advertida por ese pensamiento que no se deja guardar en mi cajón del velador, mejor no lo guardo ahí, puede escaparse en la noche y querer jugar conmigo, mejor lo dejo libre, igual mañana estará aquí queriendo hacer de las suyas, algo que aunque no parezca, es lo que espero.