La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Ahora me ahoga la risa

Entre tanta basura sin hogar, en este contenedor mental encontré una excusa para quedarme un rato más, pensé que aquella risa podría contagiarme a mostrar algo de humanidad, y poder decir que soy normal, y de bocado en bocado fui probando tu risa, combinandola con un poco de alcohol para poder pasarla aunque dejar que se me pase la mano fue involuntario, sentí ciertos hilos halando mis propias manos por lo tanto puedo alegar demencia para encubrir mi travesura, y es que es tan excitante negar las cosas cuando están más claras que el agua: sí lo admito soy una  dependiente de los conflictos, de la adrenalina que causa la ansiedad y que luego se rebaja con una dosis de desesperación para luego ser vomitada en un charco de frustración.
 
Soy una bulímica de la emoción: la consumo y luego me incito a afrontar la realidad de las ilusiones vanas, para luego repetir el aquel banquete iluso de nuevo. Pero es tan difícil de dejar.

Todos tenemos adicciones, de varias condiciones como aquellas que nos hacen conocidos, o que nos hacen populares, pero ni quiero ser conocida ni popular, no necesité nada de eso para que me dijeras tantas cosas de la noche a la mañana, y es que me diste tu droga de la mejor manera: inesperadamente !
Pero nada dura para siempre peor aquellas que comienzan de la nada, y tu droga se perdió en el torrente sanguíneo de lo aburrido, mezclado con muchas pastillas de colores enceguecedores, listo ya vomité y ya lo limpié, te vas en el embadurnado del piso sin nada bueno que acotar. Si llegaras a tener nuevas emociones para mí, sabes dónde encontrarme Mr. Aburrido.