La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Más decepciones

Es triste tener que escribir otro post así, lleno de caras tristes, miradas desesperadas y manos torpes. Pero parece que hay una niña que ocasiona estos desastres como si fueran travesuras propias de su edad, sin darse cuenta que me afectan a mi. Sentir ese mismo espasmo muscular en mi fuente de bombeo por una determinada luz intermitente me dejó totalmente desubicada y con malos presentimientos pues escucho otra vez aquella música de violín siniestra, lejana pero sé que está presente y me taladra mis oídos, mientras siguen esas miradas penosas buscando quien sabe que cosa, o simplemente queriendo ver algo que me saque de la desesperación que yo misma me causo, es como arañarme a mi misma para poder curarme, una conducta autodestructiva que no logro aclarar del todo. 
Me decepciona sentir que mis ojos se me salen buscando respuestas que sé que no hallaré por la más simple de las razones: no hay respuesta, es como buscar un latido en una piedra, una piedra que sólo queda lanzar al río más cercano, y que caiga pesada hasta el fondo, porque jugar al malabarista con piedras, duele mucho.