La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Poema de un niño muerto

Lo siento, lo siento tanto. No hay peores palabras que esas, escucharlas te transforman la cara y el corazón, no porque no podamos perdonar sino porque siempre después de esas palabras viene la decepción, mirar con otros ojos, mirar hacia abajo o simplemente dejar de mirar a esa persona. Pero que pasa cuando eres tú quien te pides perdón a ti misma? Cómo podré quitarme mi propia decepción? No puedo mirarme de otra forma, es una convivencia extraña que no es fácil de contar. Me llegó un poema de un niño muerto diciendo que lo siente, y estaba firmado por mí, y ahora tengo una nueva pero antigua obsesión que me taladra la mente sin dejarme oir mi propio corazón, es tan difícil querer ser feliz? mi propia decepción se ha vuelto mi mejor amiga, con quien comparto mis desos e ilusiones mientras ella se encarga de decirme en cara que de nada sirven, que él nunca saldrá del agua por mí, porque quien tiene de amiga a su enemiga no llega muy lejos. Es sólo un círculo vicioso, la cosa más eterna de mi mundo, siendo quien soy podría llegar a cambiarlo? Sólo sé que sigue vivo aquel corazón que no quiere latir al mismo ritmo del de los demás, pero eso sólo me acorta la vida. Desde lejos puedo verlo: tu vives en el agua y yo en la tierra, quien querrá salir de su hábitat? quizás pueda arriesgar un clavado, quizás. Pero sé que será en vano porque ni siquiera me conoces, todas son puras ilusiones, puros sueños de un niño muerto. Lo siento, lo siento tanto, no creí que esto iba terminar así, con una carta y una lágrima más. Mi último deseo a la noche es que tus ojos conocieran los míos, tan sólo una vez. Lo siento.