La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Incoherencias o realidad alterna?

Cuando no quieres nada de la vida, esta te lanza dardos ponzoñosos de libertad, y cuando quieres que esos dardos te den directo al corazón no se asoma ninguno. Todos queremos algo en cierto momento de la vida que sea que se de o no, estamos lamentándonos después de las consecuencias, es cierto que todo en esta vida se devuelve, pero de mil maneras distintas que algunos lo llaman destino, pues destino o lo que sea, sigo sin creer semejante barbarie. No es de sabios el pensar que uno maneja su libertad a su antojo, con claras consecuencias obviamente, pero manejadas al fin y al cabo por nuestra propia mano, dónde está la mano ajena? aquella destinadora fatal y totalmente ficticia cual Dionisios bañado en vino entre regordetas valerosas.
Lo bueno de esta vida y sus caminos venenosos, es el hecho de poder recoger aquellas cosas que dejaste atrás, pero sólo algunas, las más preciadas quizás, lo que le da un poco de chispa a la vida si llegara a darte una bofetada.

No vale llorar sobre la leche derramada, peor aún sobre recuerdos derramados de un choque desesperado; porque el camino que mejor se recorre es aquel que se hace solo, los recuerdos son para eso, para ponerlos en un album como si de una foto se tratara, y luego guardarlo con una sonrisa en los labios, hablando de sonrisas....

Maquinando
No se si sea ansiedad, o quizás las ganas de alterar mi mundo, el querer jueguetear con las sombras en la obscuridad, mover fichas en un juego de ajedrez caducado a veces parece una buena idea, hasta que te das cuenta que tu rival es un cadáver envuelto en un manto de ideas totalmente obsoletas.
Es ligeramente normal creer que se tienen poderes mentales, más que problemas mentales; creer que nuestra fuerza es suficientemente grande para acaparar mentes volubles y manejarlas a nuestro antojo, una creación diabólica y cuando relativamente se lo logra, la sensación es única y nos hace respirar hondo e inhalar despacio, sintiendo esa energía ganadora recorriendo todo nuestro sistema circulatorio, sí, se lo logró.
Y cuando nuestros poderes fallan? Sólo se siente un corcobar de nuestra espalda, replegando así todas las energías evitando que salgan en un estallido de furia e impotencia.
El doctor Frankenstein en mi interior está siempre inventando nuevas teorias para que mi sano juicio las examine, dr. con respecto a una de sus teorías esta vez le diré que no, sólo con una, la otra, ya veremos. Mantener la mente activa es el mejor de los ejercicios, da vida y libertad al pensamiento,el corazón no se lo necesita.