La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Princesa caída

Tendida de bruces en el suelo
no encuentro ninguna tranquilidad,
doy vueltas viendo la luna
y contando fantasmas en mi noche,
el ruido del silencio no me deja dormir.

Siento pequeños latidos dentro de mi,
mientras Alicia me arrastra a su agujero.
Por inercia se mueven mis piernas
sin ningún sentido de dominio propio,
me duele el cabello de tanto arrancarlo.

Tu mirada no es más que un fetiche de la realidad
todas mis palabras estallaron directo en mi cara
y sigo viendo la sangre que quedó en mi pared,
día a día retocada por el fantasma del sr. Wilde
quien me sigue sonriendo a pesar de mi calamidad.

Demasiado movimiento a mi alrededor,
se me acaba el aire, mis pulmones están llenos de cenizas.
Sólo existe la macabra conjunción de risa y llanto
y lanzando todos mis dados al vacío mientras llueve
tengo como intención reirme de mí misma.

Ya me harté de las miradas,
me harté de lo cotidiano,
me harté de mis propias líneas,
ya me harté de mi misma.