La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Mirada al frente

La extraña agonía en el final del túnel me deja con un sabor agridulce en las manos. Recordar lo que es quedarse con las manos vacías es como un tibio aliento que siento en el aire.
Si bien al principio me sentí sin brújula, descubrí que es más sabio ir creando uno mismo su propio camino, añadiendo y quitando lo que se desea.
Ya de mucho tiempo de caminar con mi conciencia como única compañía, es un orgullo reconstruir partes que quedaron en mi antiguo camino, lo que desquicia a algunas personas que con un rayo de sol se ciegan y en la oscuridad se pierden. Personas queridas pero con sensibilidad a la luz que provoca la oscuridad.

Armando mi propia tragicomedia tejo mi historia, donde muchos entran y salen en este escenario montado por mis propias manos. Pero al final siempre seré la bruja malvada en traje de princesa, la niña perdida, el héroe que se arriesga, la tímida, la atrevida, la guerrera que lidera una tropa, la niña que recoje las flores, la hechicera que petrifica miradas, la reina de corazones, la por siempre bienaventurada.
Sin más miedos que a mi misma, sin más ataduras que mi propia sangre, continúo armando mi vida de brinco en brinco, sin jaulas y sin enjaular.