La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

La muerte nos llega de la mano de Ghostgirl - reseña -


                                                “Es que yo me muero por ese chico”



Quién no ha dicho, o al menos, pensado esa frase? Seguramente en aquellos años mozos, o quizás ya de grandecitas suspiramos al ver a aquel chico (o chica) que nos dejaba en blanco hasta los más importantes pensamientos. A Charlotte le pasaba, se moría por Damen y al final, pues terminó muerta de verdad.

Quizás no logró su cometido de ese nuevo año escolar: convertirse en una chica popular y llamar la atención superficial de Damen. Pero uno de los suspiros causados por él, logró que un osito de goma (ahora los como con precaución) dejara a una Charlotte atragantada y finalmente muerta.

Ghostgirl comenzó como una protagonista en la web: www.ghostgirl.com, y luego su autora Tonya Hurley escribió esta dura transición de la vida a la muerte  que fue lanzada como novela en marzo del 2008. La autora se basó en su propia experiencia trabajando con celebridades adolescentes y su observación sobre la fama y popularidad. La forma de la narración engancha enseguida, especialmente si te identificas enseguida con el título del primer capítulo:

¿Alguna vez te has sentido invisible?



Sin necesidad de llegar a ser pesimista o depresiva, sentirse invisible es algo muy común, sea en el colegio, universidad, trabajo, incluso hogar; en algún momento de nuestra vida una mirada ha llegado a traspasar nuestro cuerpo ignorándonos por completo.



Para Charlotte Usher, esto era algo de todos los días, incluyendo al portero del colegio, que le cerraba la puerta en sus narices porque simplemente no la veía. Su vida no daba mucho de qué hablar, como cita la escritora de Oscar Wilde:



Que hablen mal de uno es terrible. Pero es peor que no lo hagan en absoluto.


Las chicas populares: Petula (de petulante quizás?) y las Wendys (Wendy Thomas y Wendy Anderson) derrochan fastidio a cada paso, a pesar de que representan a las típicas chicas populares y arrogantes, debemos aceptar que ese estereotipo existe, y seguirá existiendo.

Y quién no ha conocido a una Petula y a sus Wendys?? Yo sí, y eran re-brutas, y cómo no van a serlo si lo único que tenían en el cerebro era … nada! Mientras avanzamos con la lectura podemos ponernos del lado de Charlotte, hasta que ella también llega a ese punto desesperante de no aceptar su nuevo estado: muerta.

Es entonces cuando los demás protagonistas complementan de la mejor manera este relato, como la “gótica” Scarlet, la hermana de Petula, y los compañeros de la clase de Muertología: Piccolo Pam, Prue, Silent Violet, Metal Mike, Abigail Reed y muchos otros que muertos de una manera u otra, necesitan aprender a aceptar su nueva condición (cómo ser un muerto) y saber por qué no han conseguido irse. El error que cometieron en vida y que los mantiene atados al mundo de los vivos, deben resolverlo para poder irse “en paz”. Aunque a Charlotte la muerte la convierte en una necia, pues insiste en concentrarse en su meta de conquistar a Damen así sea muerta, poniendo en peligro el que los demás puedan arreglar sus errores y dejar esa escuela de muertos de una vez para siempre.


Un recurso antiguo y siempre utilizado, que ambientado en tiempos modernos se desenvuelve de manera divertida (y eso que hablamos de fantasmas!), Ghostgirl se ha convertido en una saga con muchos adeptos, en su mayoría jovencitas (como yo :3) que han disfrutado de las aventuras de Charlotte en sus cinco libros:






Con citas de:  Oscar Wilde, Evanescence, Edgar Allan Poe, Silvia Browne, Laurie Anderson, Vince Clarke, The Smiths, Paul Westerberg, Emily Dickinson, Isadora Duncan, Percy Bysse Shelley, Virginia Woolf, Jonny Rotten, Sylvia Plath, Radiohead, Woody Allen, Belle and Sebastian, William Blake, Robert Smith, Dr. Seuss, R.E.M., Francis W. Boudillon, Lou Reed, Martin L. Gore y My Chemical Romance; nos hace sentir más identificadas aun con las distintas situaciones, además de las referencias a varias películas y grupos musicales.



La fama, la popularidad, amor no correspondido, poltergeist, La saga de Ghostgirl es un relato fácil de leer y difícil de olvidar, recomendado al 100%.