La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

Encuentros

Ella escuchó unos pasos, cautelosa pero tranquila se dirigió a la dirección del sonido, pero antes de poder ver al causante, pudo sentir un aroma familiar y con una sonrisa esbozada sin pensar lo vio enfrente a ella: el rostro anguloso, los ojos enmarcados en finas ojeras, el cabello plateado reluciendo bajo la luna, los pómulos mostrando una ligera sonrisa y la armadura polvorosa , era él sin duda.

A pesar que el tiempo pasó lastimosamente en entre ambos, no mermó en ningún momento esa eléctrica señal que sentían cuando estaban cerca, cuando se encontraban en sus distintos caminos, incluso cuando iban en la misma senda cada quien lo hacía a su manera haciendo que el choque sea más fuerte pero a la vez quedo, como las gotas que caen después de una fuerte lluvia, que se las puede ver pero su sonido es perceptible para unos pocos.

Cada encuentro supone una novedad para ambos, pues nunca es algo planificado, el solo pensamiento de salir a dar una vuelta, o montar guardia supone una pequeña probabilidad de verse, aun sin pensarse, simplemente sus miradas se cruzan creando el momento perfecto y por qué no, añorado.

Sin una pizca de duda ella se acerca tratando de no parecer demasiado entusiasmada, sabe que a su guerrero las heridas de guerra lo han hecho solitario, incluso aquellas heridas que ella misma le causó en una batalla en que habían más de dos lados y ambos se enfrentaron sin saberlo.
Pero no tiene de qué temer, el desconfiado guerrero le demuestra que su confianza hacia ella sigue intacta pues al tomarla de la mano ella siente que nada en el mundo puede hacerle daño mientras lo tenga a su lado.

El tiempo pasado sin verse se torna tan solo en segundos, el bosque vuelve a ser solo de ellos, de ellos mientras de la mano se ríen de las cosas pasadas, de las presentes y futuras también. Todos sus miedos quedan expuestos entre ellos, sus añoranzas y sueños son como fábulas que ambos escuchan con la mayor atención, la sabiduría de ambos se enlaza formando una nube que los cubre del mundo.

No hay miedos en sus ojos, parece que fueran hechos el uno para el otro, como si toda su existencia pasada no fuera verídica y ese momento en que están juntos representa todo el sentido de la vida. Saben que en el momento en que acerquen sus labios, en que sientan que sus latidos romperán sus cuerpos, saben que dejarán de ser guerreros y se convertirán en amantes, fulminados por la electricidad que los une.

Uno en brazos del otro, sin querer soltarse hacen de su momento uno maravilloso, ella sintiendo que flota, él sintiendo que es más fuerte que nunca, ¿y acaso no se trata de eso, estar con una persona viviendo el mejor momento de sus vidas, sea que dure horas, días, meses o años?

El no la quiere soltar de su lecho y ella solo quiere dormirse en su boca como antes, escuchando su corazón que la arrulla. Son perfectos, son únicos y son de distintos clanes.

Mientras ella acaricia su cabello plateado prefiere no pensar en futuros, ellos no son de los que arman planes, vidas; al contrario: sus vidas están en los bosques, con la planta de los pies bien firmes a su realidad, no están para armar castillos en el aire sino para recordar que pertenecen al viento, el mismo viento que trae el aroma de sus plateados cabellos cuando recorre su camino. Ella sabe que no existe pertenencia entre ellos, sabe que eso solo significaría la destrucción para ambos.

Con un beso prolongado, en el que se mezclan todos sus recuerdos se despiden, mirándose a los ojos se dicen adiós. Quizás en la próxima caminata se verán, quizás no, eso solo el viento lo sabrá; cuando ella sienta su aroma, cuando escuche sus pisadas y vea el brillo de sus cabellos, en ese instante lo sabrá y sonreirá.


-"Gracias por escucharme" - "Gracias por contarme"
 


1 comentarios:

Está bellísimo!! Me hiciste sonreír verdaderamente! Un día deberíamos publicar juntos un libro de textos =)