La reproducción, modificación desautorizada, copia, uso, préstamo, trasmisión y difusión del material, total o parcial de los poemas, escritos, textos, o cualquier otro tipo de propiedad intelectual de este sitio está prohibida sin la autorización de su propietaria por escrito. Diana my dear copyright.
Todas las imágenes usadas en este blog pertenecen a sus distintos dueños, sin atribuirme el derecho a ninguna de ellas.

No todas las despedidas son largas

Del dicho al hecho hay, como dicen, mucho trecho. En este caso aparte de tan largo trecho entre nosotros también hubo mucho silencio, que aunque algunos lo nieguen, es también una respuesta. La respuesta que decidiste darme, la respuesta que te salió del alma y la que es para mí la más sincera.

Nunca tuvimos poses, ni limitaciones, fuimos y seremos esa llama que misteriosamente se prende en un encendedor viejo y que nadie sabe cómo puede seguir funcionando.

La historia dice que cuando soy yo quien se quiere despedir es porque no hay rencores ni dolores, solo ese sabor agridulce de tus besos interminables. Quizás para cuando quiera fumar en la lluvia ese encendedor siga sirviendo.